2° Año 3° Div. - Ciencias Naturales: Eje I - Sistema Nervioso y lo Órganos de los sentido

2° Año - 3° División 06/05/2020 Por Prof Carina Motta
El ruido puede causar daños irreversibles en nuestro sistema auditivo, cuidemos nuestros oídos que hay muchas cosas lindas para escuchar
el grito - 23 ciencias naturales
                         [email protected]

El ruido puede causar daños irreversibles en nuestro sistema auditivo

 

Las exposiciones a ruidos de muy alta intensidad destruyen de manera irreversible nuestras células sensoriales, del oído interno, lo que provoca la sordera.

La sordera (o hipoacusia) es un término genérico que sirve para definir la reducción de la agudeza auditiva. Las sorderas debidas a una lesión central (cerebral) son muy raras, de manera que la gran mayoría de las pérdidas de audición están relacionadas con una alteración del oído. Las sorderas de transmisión se originan en el oído externo o medio. Las sorderas neurosensoriales se originan esencialmente en el oído interno, en este artículo daremos especial atención a estas últimas.

 Nuestras células sensoriales, son dañadas por los sonidos (ruidos) demasiado intensos.
 En presencia de sonidos de 80-85 dB (decibeles), la célula no sufre y nuestra capacidad auditiva no se ve afectada (puedes ver la animación que ilustra este fenómeno en el video complementario)A partir de 85 dB los cilios de las células sensoriales son destruidos gradualmente, hasta su desaparición total. Por encima de ese nivel la célula muere y nuestra capacidad auditiva se altera definitivamente. Aparece una sordera, que puede ser completa si todas nuestras células sensoriales han corrido la misma suerte.

¡¡¡Muy importante!!! 

En el momento del nacimiento tenemos un capital muy limitado de células sensoriales 
 ¡ Y estas células una vez que han sido destruidas no tienen capacidad de regenerar !

 

Pero … ¿Cómo está formado el oído? ¿Cómo es que escuchamos? 


Para comprender cómo los sonidos fuertes nos pueden dañar la audición, es necesario comprender como oímos. La audición depende de una serie de pasos complejos para convertir las ondas sonoras que viajan por el aire en señales eléctricas. Estas señales llegan al cerebro a través del nervio auditivo después de un proceso complejo.

Las ondas sonoras entran al oído externo a través de un pasaje estrecho llamado “conducto auditivo” que llega hasta el tímpano.
El movimiento de las ondas sonoras que entran hace que el tímpano vibre y a la vez transmita estas vibraciones a tres huesecillos diminutos del oído medio. Estos huesecillos se llaman martillo, yunque y estribo.
Los huesecillos del oído medio amplifican las vibraciones de sonido que llegan en el aire y se convierten en vibraciones líquidas dentro de la cóclea en el oído interno. La cóclea tiene forma de caracol y está llena de líquido. Tiene una membrana elástica a lo largo de su estructura que la divide en dos secciones: superior e inferior. Esta membrana es conocida como “membrana basilar” porque sirve de base para estructuras claves del sistema auditivo.
Una vez que las vibraciones llegan hasta el líquido dentro de la cóclea, se forman ondas que viajan a lo largo de la membrana basilar. Las células ciliadas, que son células sensoriales sujetas a la superficie de la membrana, “bailan” con el movimiento de la ola.
Al moverse las células ciliadas hacia arriba y hacia abajo, unas proyecciones microscópicas parecidas a cerdas , que se encuentran encima de las células ciliadas, se topan con una membrana sobresaliente y se inclinan. Esta inclinación hace que se abran unos canales y ciertas sustancias químicas entren, generando así una señal eléctrica.
El nervio auditivo lleva la señal eléctrica al cerebro donde es traducida a sonidos que podemos reconocer y entender.
La mayoría de los casos de pérdida de audición inducida por el ruido son causados por el daño y finalmente la muerte de estas células ciliadas. A diferencia de las células ciliadas de los pájaros y los anfibios, las células ciliadas humanas no vuelven a crecer. Es decir, el daño es permanente.

Pérdida auditiva oculta 

Si se hacen pruebas en laboratorio para comprobar la correcta audición en algunas personas puede ser que estas logren pasar la prueba, pero si se les habla en un ambiente ruidoso, tienen dificultad para entender, una condición llamada pérdida auditiva oculta.

A menos de seis años desde que la condición fuera descrita por primera vez, unos equipos de científicos liderado por un argentino han hecho grandes avances en la comprensión de lo que es la pérdida auditiva oculta y lo que la causa.

Cuando el oído está expuesto a ruidos fuertes con el tiempo, las sinapsis que conectan las células ciliadas con las neuronas en el oído interno se pierden y la información sonora, como impulso electico, no viajará a través del nervio y no llegará al cerebro donde esta información es interpretada.  Esta pérdida de sinapsis ha sido demostrada previamente como un mecanismo que conduce a la pérdida auditiva oculta.

En la sala de pruebas de un audiólogo, sólo unas pocas sinapsis son necesarias para recoger los sonidos. Pero en un ambiente ruidoso, el oído debe activar sinapsis específicas. Si no están todas allí, es difícil para la persona identificar el ruido o las palabras que los rodean. Eso es una pérdida auditiva oculta.

Esta inclinación hace que se abran unos canales y ciertas sustancias químicas entren, generando así una señal eléctrica. El nervio auditivo lleva la señal eléctrica al cerebro donde es traducida a sonidos que podemos reconocer y entender. La mayoría de los casos de pérdida de audición inducida por el ruido son causados por el daño y finalmente la muerte de estas células ciliadas. A diferencia de las células ciliadas de los pájaros y los anfibios, las células ciliadas humanas no vuelven a crecer. Es decir, el daño es permanente. Pérdida auditiva oculta Si se hacen pruebas en laboratorio para comprobar la correcta audición en algunas personas puede ser que estas logren pasar la prueba, pero si se les habla en un ambiente ruidoso, tienen dificultad para entender, una condición llamada pérdida auditiva oculta. A menos de seis años desde que la condición fuera descrita por primera vez, unos equipos de científicos liderado por un  argentino han hecho grandes avances en la comprensión de lo que es la pérdida auditiva oculta y lo que la causa. Cuando el oído está expuesto a ruidos fuertes con el tiempo, las sinapsis que conectan las células ciliadas con las neuronas en el oído interno se pierden y la información sonora, como impulso electico, no viajará a través del nervio y no llegará al cerebro donde esta información es interpretada. Esta pérdida de sinapsis ha sido demostrada previamente como un mecanismo que conduce a la pérdida auditiva oculta. En la sala de pruebas de un audiólogo, sólo unas pocas sinapsis son necesarias para recoger los sonidos. Pero en un ambiente ruidoso, el oído debe activar sinapsis específicas. Si no están todas allí, es difícil para la persona identificar el ruido o las palabras que los rodean. Eso es una pérdida auditiva oculta.

Y en nuestra vida diaria, cuales son las fuentes sonoras, que nivel sonoro tienen y cuanto nos afectan

Exposición al ruido 2

Te puede interesar